Ventanas

¿Quieres cambiar tus ventanas? Lee esto

Como todo en esta vida, el tiempo va deteriorando y desgastando las cosas materiales, y las ventanas son

Como todo en esta vida, el tiempo va deteriorando y desgastando las cosas materiales, y las ventanas son una de esas cuestiones que también debemos cambiar con el tiempo. Actualmente es un gran momento para cambiarlas ya que el mercado ha evolucionado enormemente y ofrece una prestaciones mucho mejor en cuanto a aislamientos y herrajes que hace 20 años. 

El elegir una ventana correcta para tu vivienda o tu negocio es una decisión importante, aunque no lo parezca. Tienes que pensar que una vez te la instalen la vas a usar durante años o incluso una década. Por ello antes de elegir una ventana debes de sopesar algunos factores que hagan de ella la elección perfecta. 

¿Qué materiales son los más adecuados?, ¿Qué tipo de aislamiento busco?, ¿Qué tipo de apertura conviene más?

Materiales perfil:

Desde hace ya algunos años hasta la actualidad los materiales que se han empleado para fabricar ventanas son: la madera, el aluminio y el PVC. 

A continuación te voy a hablar sobre ellos: 

  1. La madera ha sido la opción más utilizada a lo largo de la historia debido a dos grandes características: su buena capacidad aislante y su estética acogedora y cálida. Aun así, a pesar de estas ventajas, en la actualidad son pocas las personas que eligen este material para sus ventanas debido a algunos inconvenientes que debemos señalar: es un material inflamable y arde con rapidez, tiene un precio elevado y además requiere de bastantes cuidados para su mantenimiento puesto que se deterioran con facilidad. Las altas y bajas temperaturas y la lluvia modifican su estructura, hacen que se curven o se dilaten. Además, insectos como las termitas pueden causar importantes daños en un perfil de madera.  
  2. El aluminio: con el paso de los años y el avance de las tecnologías este material ha experimentado mejoras importantes que hacen de él una gran opción a la hora de elegir el material para nuestras ventanas. En cuanto a las ventajas con las que cuenta el aluminio son:

             – La durabilidad. Es resistente frente a golpes, el paso del tiempo y los agentes meteorológicos. 

            – Es difícilmente inflamable. Soporta temperaturas muy elevadas prácticamente intacto. 

            – No requiere apenas mantenimiento gracias a su recubrimiento natural protector de óxido. Se limpia con un paño húmedo y un poco de jabón neutro o con una mezcla de agua y vinagre blanco. 

            – Su buen precio es uno de los aspectos determinantes para su elección.  

           – La perfilería fina y la capacidad de soportar grandes cristaleras, hacen del aluminio la mejor opción para diseños de grandes dimensiones y minimalistas para clientes que buscan espacios sin detalles de acabados.

           – Cuenta con una amplia gama de acabados estéticos en cuanto a colores y modelos. Los herrajes de IDh están disponibles en todos los colores de la gama RAL. 

Respecto a las desventajas, la pérdida de temperatura es uno de los motivos que más preocupa a la hora de elegir un perfil de aluminio, pero debemos tener claro que no todos los aluminios son iguales. Gracias a los avances y las mejoras del mercado, con el añadido de la rotura del puente térmico obtenemos un aislamiento óptimo, equiparable al del PVC, minimiza la transmitancia térmica entre el exterior y el interior.

  1. PVC: es el material más reciente en llegar a nuestro país. Su componente principal es un derivado del plástico. Las ventajas que ofrece una ventana de PVC son:

-Baja conductividad térmica que proporciona aislante térmico y acústico.  

– Requiere de pocos cuidados para su mantenimiento. 

– Es un material ligero para el transporte y manejo en la instalación de ventanas. 

En relación a los inconvenientes encontramos:

– Aunque no suele generar condensación en el perfil, sí que puede aparecer en los cristales.

– El perfil de PVC es más ancho por lo que disminuye el espacio disponible para la entrada de luz. En espacios con ventanas pequeñas puede suponer un inconveniente.

– No soporta vidrios de grandes dimensiones. El perfil de PVC puede llegar a arquearse en algunos casos. 

-Limitación en cuanto a la gama de colores y acabados estéticos en comparación con el aluminio. 

 

Tipos de aperturas

No solo los perfiles son importantes, también tenemos que pensar qué tipo de apertura queremos en nuestras nuevas ventanas en función de lo que vayamos buscando. Son varios los tipos de  que se pueden elegir, pero en este post os hablaremos de las tres más populares.

Apertura practicable, es la más común, cómoda de abrir y cerrar, aporta buena capacidad ventilación y de aislamiento, así como larga vida útil. El único inconveniente es que requiere de amplios espacios para su apertura total.

La oscilobatiente, es muy versátil, juega con la apertura clásica y la oscilante de 10-15 cm. También es un sistema con muy buen aislante y, a diferencia de lo que se puede pensar, es resistente y segura. 

IDh cuenta con una corredera elevable  que está tomando fuerza entre las opciones más elegidas debido a sus prestaciones. Se alza de manera cómoda para desplazarse sobre los carriles y lleva unas gomas que proporciona máxima estanqueidad a diferencia de las correderas habituales que disponen de un cepillo para el desplazamiento de la hoja. Además, debido al tipo de apertura, son muy útiles en estancias con poco espacio.  

Por último, conviene subrayar que la instalación también es un factor relevante. Debemos contar con profesionales del sector que coloque las ventanas y las selle con precisión. Una buena ventana, con un perfil de calidad y herrajes resistentes pasa a ser una mala ventana si no se ha trabajado en una buena instalación.

 

Leave a Comment